Pero, pensándolo bien, y haciendo juicio a mi hermano, tomé la pluma en la mano y jui llenando el papel.
Luego vine a comprender que la escritura da calma pa’ los tormentos del alma, y en la mía ya hay sobrantes,
hoy cantaré lo bastante
pa’ dar el grito de alarma.

(Entrevista realizada por Mario Céspedes a Violeta Parra, el 5 de enero de 1960, para Radio Universidad de Concepción).

A 100 años del nacimiento de Violeta Parra, y relevando su vinculación con nuestra ciudad, se realizó el esperado Encuentro de Cantoras, la tercera actividad del proyecto “En el Nombre de Violeta”.  El espacio de conversación y música en vivo, acercó a la comunidad penquista, de todas las edades, con un escogido repertorio tradicional campesino – tonadas, corridos, esquinazos, cuecas y valses-  a cargo de las cantautoras e investigadoras Patricia Chavarría (Concepción) y Claudia Melgarejo (Concepción); y las cantoras Irene Belmar (San Carlos) y las Hermanas Olate (Chillán Viejo).

Violeta reseña en la entrevista a Mario Céspedes citada más arriba, que su labor folklórica, que siente profundamente sola, es un grito de alarma. ¿Cuáles son las redes que las cantoras y los/as investigadores/as de la tradición oral establecen en la actualidad? Relevar la importancia de lo oral, a través del rol y la práctica musical de las cantoras contemporáneas, fue la pulsión de este encuentro que estuvo marcado por el diálogo horizontal y la música. La investigadora del Archivo de Cultura Tradicional, Patricia Chavarría, fue la encargada de dar inicio al encuentro, interpretando, junto a Claudia Melgarejo, parte de su repertorio. También tuvo la misión de presentar a las cantoras, Irene Belmar y el Dúo de las hermanas Olate, con quienes activó la conversación en torno al acervo de la práctica oral campesina.

Con un gran marco de público, de todas las edades, el diálogo fue cercano, activo y cruzado con las intervenciones de las cantoras, quienes no sólo compartieron su música, sino que -también- parte de sus vivencias como portadoras de la tradición oral. Las preguntas de los y las asistentes al encuentro giraron en torno a la difusión y preservación de la cultura tradicional campesina en las nuevas generaciones, los temas que definen el repertorio campesino, así como la forma en que las cantoras desarrollan su práctica musical actualmente. “El tema amatorio es lo más común, pero igual hay sobre temas históricos, sobre la naturaleza, la comida y variados aspectos de la vida campesina actual”, explica Patricia Chavarría a un interesado auditorio.

“Yo aprendí a tocar guitarra con clavijas de madera”, cuenta Irene Belmar, haciendo hincapié en la felicidad que le produce cantar, cada vez que puede hacerlo. La cantora interpretó, fundamentalmente, vals y cuecas de la tradición campesina que aprendió, “escuchando no más”, explica. Por su parte, las hermanas Olate, también, compartieron parte de su nutrido y poco conocido repertorio, así como el origen de éste, “nosotras cantamos las canciones de nuestra madre”, comparten. Tanto Irene como las hermanas Ruby y Eliana, confirman que es probable que sus hijas/os y nietos/as sigan con la tradición, “todos mis hijos son folcloristas”, precisa la primera cantora.

Las muestras de afecto e interés en las cantoras y su repertorio se hacen evidentes en los comentarios finales al encuentro, “bacán tener esta instancia para conocer nuestras raíces” les dice un joven asistente. Las últimas canciones terminan con la Biblioteca Municipal convertida en una improvisada pista de baile. La invitación fue extendida y tres parejas de asistentes bailaron al son de las cuecas de la Sra. Irene y las Hermanas Olate. Les compartimos una galería de fotos que da cuenta del diálogo y participación de la comunidad penquista en el encuentro.

RESUMEN

Revisa lo que fue el Encuentro de Cantoras. Fotos de Maribel Fornerod (Agencia Uno) y video de PatagonMedia.

Pero, pensándolo bien, y haciendo juicio a mi hermano, tomé la pluma en la mano y jui llenando el papel.
Luego vine a comprender que la escritura da calma pa’ los tormentos del alma, y en la mía ya hay sobrantes,
hoy cantaré lo bastante
pa’ dar el grito de alarma.

(Entrevista realizada por Mario Céspedes a Violeta Parra, el 5 de enero de 1960, para Radio Universidad de Concepción).

Al decir «el grito de alarma» quiero dar a entender yo que este… esta va a ser la ocasión mía de lanzar mi queja y mi sufrimiento a través de esta… de este labor folklórico que he realiza’o, tú sabes, prácticamente sola…

(Entrevista realizada por Mario Céspedes a Violeta Parra, el 5 de enero de 1960, para Radio Universidad de Concepción).