PATRICIA CHAVARRÍA: “LAS HUELLAS DEL TRABAJO DE VIOLETA EN SU MIRADA INVESTIGATIVA”

By Octubre 24, 2017Musica

Patricia Chavarría nos habla sobre las huellas del trabajo de Violeta en su mirada investigativa

“Una de las enseñanzas de Violeta fue que lo más importante es la afectividad, el encuentro emocional con el otro”

 

        Sin ninguna duda, uno de los referentes en torno a la investigación y resguardo de la tradición oral campesina es Patricia Chavarría. Quien actualmente es la directora del Archivo de Cultura Tradicional, no sólo tiene una larga trayectoria en el campo de la investigación patrimonial y la música tradicional, sino que -también- ésta se ha instituido como una renovada continuidad del legado de Violeta Parra. Sobre eso, los alcances del saber de Violeta y las redes de sus contemporáneas/os, nos habla en esta entrevista para el proyecto “En el Nombre de Violeta”.

La participación de Violeta en la Escuela de Verano de 1960, en la Universidad de Concepción, la sitúa no sólo como una productora de conocimientos en torno a la práctica musical y la investigación, sino que también tensiona el conocimiento académico.  ¿Cómo percibes su estadía en nuestra ciudad, sus impactos, huellas?

“Justamente, el paso de Violeta por Concepción es de una tremenda relevancia. Ella trabajó a nivel académico en la Universidad de Concepción, cosa que era primera vez que se hacía. Que una persona no académica, sin título y de origen popular, diera charlas y entrevistas, es un tremendo referente. Ella realizó un trabajo de investigación en la zona valiosísimo hasta el día de hoy. Yo, por mi labor, tuve la oportunidad de conocer a algunas cantoras y cantores que la conocieron en esa época, y todos hablaban maravillas de la Violeta. Estaba muy apegada a su pueblo, hasta el día de hoy ha dejado un legado de tradición, sobre todo, en nuestra ciudad.

Pensando en tu trabajo como investigadora de la tradición oral campesina, ¿Cómo te vinculas al trabajo de Violeta Parra desde el presente? ¿Sientes que formas parte de ese legado?

“De todas maneras, Violeta es un pilar para quienes estudiamos y estamos en este quehacer. Yo me siento muy ligada por ella, pues mi maestra, Gabriela Pizarro, era muy amiga de ella. Era su ahijada de matrimonio. Ella me transmitió la mirada de Violeta que, como investigadora, no iba a buscar cosas al campo; sino que iba a rescatar la humanidad del campo. Eso para mí ha sido el pilar fundamental de mi trabajo. Casi una orientación filosófica que radica en la dignificación de las personas”.

En términos metodológicos: ¿Sientes que existe una continuidad entre la forma en que ella produjo conocimiento e hizo investigación; y la forma en que tú te acercas a la tradición oral?

“Yo creo que sí. Para Violeta lo más importante era ser parte de la comunidad donde llegaba.  Yo tampoco tengo formación académica, ni cursos sobre metodología de investigación, entonces creo que una de las enseñanzas de Violeta fue que lo más importante es la afectividad, el encuentro emocional con el otro. Tenemos que pensar que ella trabajó en los años cincuentas, fue pionera de todo esto y le debe haber costado mucho”.

Si. De hecho, ella misma explica, en entrevista con Mario Céspedes para la Radio Universidad de Concepción, que su trabajo es una especie de grito de alarma y que era muy solitario.

“Exacto. Imagina que todavía hay mucho prejuicio con todo lo que sea patrimonio y cultura tradicional campesina.  ¡Imagina en esa época! Creo que una forma de rendirle homenaje es continuar su línea de trabajo. Yo al principio, también, me sentía muy sola en esto, tuve una crisis donde quería no seguir, pero ahora, en este momento, tengo mucha relación con investigadores y organizaciones, en fin. Hoy, las mismas redes sociales ayudan a una articulación de pares”.

En ese sentido, el panorama ha cambiado y desde ese contexto: ¿Cómo percibes el trabajo de tus contemporáneas interesadas en la relevar la tradición oral campesina?

En relación con las músicos jóvenes y cantautoras, a mí me parece, que se ha despertado un interés tremendo entre los jóvenes por saber quién soy y dónde estoy parado. Qué relación tengo con mis raíces, para saber dónde voy. En ese sentido, hay una búsqueda. Yo creo que la forma para que la tradición musical no muera, es por medio de la creación y con personas que lo hacen seriamente, como estas nuevas generaciones”.

“En el Nombre de Violeta” agradece a Patricia Chavarría por esta conversación, por su trabajo y esperamos que su experiencia y forma de entender la práctica artística e investigativa tengo nuevos impactos en quienes se acerquen a la tradición oral de nuestra provincia.